• Home
  • Blog
  • LOS 10 MEJORES ESPECIALES DE STAND-UP COMEDY DE LA HISTORIA

LOS 10 MEJORES ESPECIALES DE STAND-UP COMEDY DE LA HISTORIA

El Stand-Up Comedy nació en los clubes nocturnos de EEUU, donde un cómico, subido a un pequeño escenario, sentado en un taburete y con un micrófono en la mano, hacía reír al público gracias a un humor basado solo en el lenguaje y el gesto.   El primer cómico de Stand Up del que tenemos referencias en España es Lenny Bruce (1925-1966), gracias a la película biográfica Lenny (1974), interpretada por Dustin Hoffman y de la que hablaremos más detenidamente en futuros artículos. Sus ácidos monólogos sobre sexo, religión y racismo acarrearon a este cómico norteamericano múltiples problemas judiciales.   Lenny Bruce abrió un camino que muchos otros cómicos como Woody Allen, Steve Martin, Andy Kauffman… siguieron en clubes y bares con algunas apariciones televisivas.   Pero no es hasta finales de los 70 con la aparición de los especiales de comedia cuando convierten el Stand Up en algo accesible para millones de personas.   Muchos de los primeros especiales (emitidos en HBO, grabados en DVD, escuchados o proyectados en cines) siguen siendo hoy de los más grandes de todos los tiempos, por eso hemos recopilado los 10 mejores de la historia, basándonos en un artículo de la revista Rolling Stone. Aquí están los mejores de los mejores:  
  1. Richard Pryor, Live on the Sunset Strip (1979)
Filmado en el Hollywood Palladium, el especial comienza lento y sin pretensiones, mientras Pryor, el genio, recupera su confianza después de un par de años fuera del centro de atención.   Cuando comienza a entrar en calor, se desarrolla un impulso imparable, subido de tono, pero lleno de subtexto, brutalmente honesto y personal, pero también reflexivo, con conciencia social y provocador.   Y si hay algo que apenas se acerque a un cliché en este delgado especial de 82 minutos, es porque la retrospectiva oculta el hecho de que Pryor estaba estableciendo el estándar en tiempo real, lo que hacen de este el especial el número uno sin duda alguna.  
  1. Chris Rock, Bring the Pain (1996)
  Filmado en Washington DC, en el Takoma Theatre, al comienzo de la hora, Rock se pavonea en un escenario con sus iniciales gigantes, todo vestido de negro, con una sonrisa.   Rock no pierde el tiempo en devastar la idiotez y la hipocresía, desde temas de actualidad a las citas y el matrimonio. El ya clásico (y aún potente) “Negros contra personas negras” (“Niggas vs. Black People”) salta de las sombras de Richard Pryor y Eddie Murphy subvirtiendo y explotando hipótesis sobre las que muchos cómicos menores continúan basando sus materiales.   Lo que distingue a Bring the Pain es su implacable determinación de presentar ideas que no sólo son incómodas y brutalmente hilarantes, sino que resultan tan emocionantes para su creador como para el público.        
  1. Louis CK, Shameless (2006)
  El cómico más visible del momento (no solo en lo comedia se refiere pero habrá que separar al autor de la obra) estableció el terreno para la comedia moderna con una serie de especiales sólidos como una roca.   Shameless es una mezcla de material extravagante en el que CK, con su sello engañoso de una conversación de forma libre, toma ideas, en principio tontas y las convierte en hilarantes situaciones con ilógicas conclusiones.   Este especial es vergonzoso, salvaje y brillante de principio a fin.  
  1. George Carlin, Carlin at Carnegie (1982)
  La naturaleza prolífica de Carlin hace que sea casi imposible elegir un trabajo que lo defina. Su actuación en el USC de 1977 crepita con electricidad juvenil tanto como en 1992 su (relativamente) maduro especial de HBO Jammin’ in New York muestra su crecimiento, agresividad y dominio del escenario.   Pero cuando se trata del clásico Carlin, este especial de HBO de 1982 es una mezcla perfecta de sus feroces críticas sociales e ingenio casual y devastador.   Carlin deja al descubierto el artificio y las contradicciones de América, la psicología del animal doméstico, el aborto y una versión actualizada de las “seven dirty words” (siete palabras prohibidas en la TV americana).    
  1. Bill Hicks, Revelation (1993)
  En la lista de la revista Rolling Stone, “Revelation” estaba en el puesto número 12 pero siendo Bill Hicks uno de los cómicos más técnicamente deslumbrantes de su época, gracias a su maravilloso ritmo y su tono, siempre en conjunto con su material y que estaba muy por delante de su tiempo, nos hemos visto en la necesidad de adelantarlo al puesto número 5. Simplemente porque es un filósofo más que un cómico y porque es mítico, no imaginábamos una lista de 10 especiales sin él.   Hicks utiliza este especial de 1993, grabado en Londres, para opinar sobre toda clase de injusticias y duras verdades, desde los males de la guerra y la propaganda, hasta sus famosos bits de religión y drogas psicodélicas.  
  1. Dave Chapelle, Killin’ Them Softly (2000)
  Al igual que Pryor y Murphy antes que él, las ideas de Chappelle sobre la raza se han incrustado desde entonces en la conciencia nacional de los EEUU y por eso se merece el número 6 de esta lista.   Grabado en el Teatro Lincoln de DC, consigue que con sus ideas brille una luz sobre la dinámica subyacente de la opresión y las formas dolorosamente hilarantes (pero en su mayoría sólo dolorosas) en que son expresadas.  
  1. Eddie Izzard, Dress to Kill (1998)
  Este especial es un desfile poliglota a través de la civilización humana: de las religiones paganas y cristianas, la construcción de Stonehenge, el nacimiento de la Iglesia de Inglaterra y de los imperios occidentales y la necesidad de un sueño europeo. Es tan tonto como tan mordaz.   John Cleese se refirió a Izzard como “una pitón perdida”.   Ah, y hace todo el especial con lápiz de ojos, labial y tacones.   Imprescindible.
  1. Sarah Silverman, Jesus is Magic (2005)
  Silverman hace que la audiencia se retuerza en su asiento, tensa la situación hasta el límite para conseguir carcajadas solo por contraposición, con temas tan oscuros como la violación, la esclavitud, el 11 de septiembre, el Holocausto y cualquier otro tema tabú, nada se le resiste.   Puede arrojar barbaridades por sorpresa y luego sonreír. En Jesus is Magic, la imbecilidad e inoportunidad de Silverman es tan genuinamente innovadora que tiene que estar en esta lista.   Además, ver este especial tiene algo de mágico porque estás presenciando el momento exacto en que esta comediante encuentra su voz cómica.  
  1. Robin Williams, An Evening with me (1986)
  Los espectáculos de Williams, a cualquier edad, fueron shows de lógica saltarina cual pinball, e imitaciones sin aliento. Pero cuando un buen material se encontró con la energía aparentemente inagotable de Williams, el resultado fue algo trascendente.   Como muchos críticos señalaron luego de su reciente suicidio, los huracanados y casi no controlados shows de Williams a menudo mostraron su brillo cuando sólo tenía las limitaciones creativas adecuadas.   An Evening with es una clase magistral en comedia política, estudios de personajes, y profanos y tontos vuelos de fantasía con lo mejor de su íntima puesta en escena.  
  1. Janeane Garofalo, HBO Comedy Half Hour (1995)
  De esta especial enamora que es relativamente modesto, coge a Garofalo en el momento perfecto: ya era conocida gracias a The Ben Stiller Show y Reality Bites, pero su Stand Up aún tenía que transformarse en ese material de obsesión consigo misma.   El sarcasmo inexpresivo de Janeane definió la comedia alternativa antes de que muchas personas supieran lo que era y por eso es nuestro número 10.

Etiquetas:, , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.

Con Mucho Humor

¿Hablamos?

¡Síguenos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies